No merece la pena gastar energías en soldar el cigüeñal de una bomba.