El buen mantenimiento sobre el olivo favorece la cosecha "feliz"