La aceituna que cosechamos en Huelva necesita el último "empujón". La lluvia de octubre también favorece la plantación de fresas y baja las temperaturas a los restos de frutales.