Los procesos de fabricación siguen pasos que, o se suceden rigurosamente, o alteran el resultado final.