Nos fijamos primero en los movimientos de la prepodadora. Después en su robusto chasis que compagina con la ligereza de movimientos. El corte horizonal echa las ramas al centro de la calle. El vertical abre las calles