Después de dar muchas vueltas a la cabeza tenemos la solución a la lucha contra la hierba. Observa cómo se adapta al terreno. Es agresiva, robusta, y lo más importante: no necesita ningún sistema autónomo de presión, se mueve con el hidráulico del tractor.