La finca ecológica se distingue, entre otras cosas, por el uso de abonos naturales. La localización exacta sobre el pie de árbol, o encima del gotero es tan importante como poder aguantar la humedad del suelo.