El origen del lado oscuro | @utilcampo


El origen del lado oscuro

Como deca mi abuela: al revs, pa que me entiendas. La incertidumbre ha pasado. Los pronsticos de recuperacin se han cumplido. El crecimiento es hoy el tema de conversacin en cafs, reuniones y entornos familiares. Las medidas de adaptacin han surtido efecto (si Dios quisiera)

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 11-09-2013

En general en toda la empresa, y en particular en nuestro sector, se acometen nuevas inversiones (sí, sí…claro). El crédito fluye (también...), los precios suben, el riesgo baja en el campo porque la comercialización de fruta sigue asegurada (como siempre). Las ventas aumentan junto al stock. No se da abasto en suministrar pedidos. A su vez los terrenos se “rifan”, se plantan distintas variedades, crece la ocupación laboral tanto..., que la familia cambia de trabajos para crear más explotaciones agrícolas, incluso se detecta un traspaso de población desde las ciudades a nuestros pueblos. ¿Increíble?

 

El proveedor no para de dar facilidades en descuentos, suministra material en depósito, envía comerciales de apoyo, favorece demostraciones innovadoras, y hasta aumenta los plazos de pagos como en los mejores tiempos. Más que nunca premian la exclusividad a modo de concesionario, respeta la figura del distribuidor, deja gestionar la comercialización del cliente final. No hay ventas directas desde fábrica al usuario. La relación con la mayoría de proveedores se distiende, la colaboración es mútua. ¿Es posible? ¿Te lo crees?

 

Hay más: las entidades bancarias tienen un excedente monetario tal, que engordan los créditos solicitados por sus clientes. La documentación requerida es mínima, la competencia entre ellos es máxima (se dan codazos), de hecho las comisiones no existen ya. El cliente pasa a un primer plano, se percibe, se nota, la relación se adapta a los requerimientos y deseos del usuario. La parte de la gestión on-line se desarrolla en un entorno web amigable, se reducen los clics, la usabilidad se dispara a índices superiores a los tiempos de la guerra fría (cuando no existía). Apabullante!

 

La realidad de hoy, después de cuatro años, es que todos los malos pronósticos se han venido cumpliendo al pie de la letra: el rosario de batallas conforman un cuadro de (casi) sangre, sudor, y lágrimas alrededor de la falsa película de ciencia ficción descrita en los párrafos anteriores.

 

Desde que comenzó la crisis tuvimos claro cuáles serían los soportes de la empresa: clientes, proveedores y bancos.  Si fallaba uno de los tres se caería el invento. Y esto era probable que pasara aún sabiendo que todos necesitaban de todos. Con respecto a clientes había que soltar lastre, gestionar, negociar, mejorar la labor de cobros y acortar vencimientos. En cuanto a proveedores la estrategia era, como en casi todo lo relativo a una organización, cuestión de confianza, favorecer la comunicación inteligente, sacar el capote.Y en relación a las entidades bancarias sería un error mermar la colaboración por mucho que, sin motivo, recortaran el crédito. Había que seguir de la mano de ellas.

 

La crisis nos dejará una cicatriz en el alma. No sólo por los trabajos y excesos, que también, si no por la erosión que produce mantener relaciones con los tres agentes que sustentan la empresa. Los sofocones quedan para uno (la procesión va por dentro). No poder cumplir con lo acordado nos llena de inseguridades. Si la situación no va a más (deseo ferviente) todo quedará en un triste cúmulo de adversidades resueltas de las que nadie hablará pero que conformarán nuestro carácter como persona.


Somos testigos directos de esta cruda realidad. Lo contamos porque nos pertenece y porque darán sentido a los padecimientos personales del futuro. Quizás tú lo estés sufriendo ya, ¿es así?

 

Moisés Zamora Bayo

 

 

Post relacionados:

 

 

 

Maratón Agrícola                                                                                         Siempre Adelante

 

 

Pulsa en AQUI para dejar tu comentario.

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.