Cuarenta y tantos veranos | @utilcampo


Cuarenta y tantos veranos

Los hay a quienes el verano les resulta la poca insufrible del ao. Mi madre, sin ir ms lejos, siente la subida de temperaturas como la angustia de una tortura. Cada cuerpo lo percibe de manera distinta. Sin embargo otros (quizs ms jvenes) lo asocian a vacaciones y reencuentros, a viajes y experiencias, a familia y amigos, a noches al fresco de la antigua Andaluca, y ol!

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 28-08-2013

En el ámbito laboral la acumulación de tareas alimenta frases como: “en agosto, con tiempo,  repasaré los listados; o revisaré la parte del almacén que quedó pendiente; organizaré el archivo,  lo dejo para agosto porque hay menos faena”. La realidad es que se aplican las reducciones horarias y se recorta el personal por vacaciones. No se adelanta nada de nada. En nuestro medio agrícola aún se acentúa con más fuerza este absentismo forzado por el clima. Parece –equivocadamente- que habrá tiempo para todo porque los días son más largos, pero las tareas no siempre se acaban, las gestiones se ralentizan y las consultas se alargan interminablemente. Es verano.

 

¿Y en casa? ¿Qué me decís? También reluce el verano por la infinidad de cosas que hacer propuestas en días de descanso pero que seguirán pendientes después del 31 de agosto, fijo: “el grifo que gotea, lo arreglo en vacaciones; la puerta por pintar, para el verano; la lámpara que parpadea, mañana mismo; la gestión con Vodafone, ahora en verano, que hay más ofertas…”  No aprendemos.

 

En relación a las obligaciones que nos proponemos en el trabajo o en casa, os quería contar el resultado de unos pocos días de vacaciones. El pasado sábado regresamos de un pequeño tour con sabor andaluz. Puedo afirmar y afirmo que volvimos mucho más cansados de lo que nos fuimos, pero, pero, pero… el talante cambió, los suspiros cesaron, y en definitiva, el ritmo se ha relajado. Los días de vacaciones nos acercan a la familia, nos limpian de nervios, nos posicionan en la vida. Ocurre lo mismo cuando recibimos a familiares que viven kilómetros arriba alejados, y aprovechan para volver a sus orígenes, y los encuentran junto a nosotros. El tan conocido “vuelve a casa por Navidad” podría verse sustituido fácilmente por “vuelve a casa en época estival. Todos agradecemos este acercamiento que no por repetido es menos esperado.

 

   

 

Quiera que no, el cambio personal existe en verano. Se da. La cara toma otro color –y no me refiero al moreno de playa– hablamos de actitud. No sé vosotros, pero yo me apunto al voto de vivir el verano por obligación, porque los cuerpos lo agradecen, la familia y los amigos  también. Muestra de estas vivencias os brindo una bandeja de flashes que durante cuarenta y tantos descansos veraniegos deslumbraron repetidamente mi retina: el amigo que insiste en golpear su vida contra el muro de la verdad; el cuñado que presume en ofrecer sus mejores viandas; los abuelos desatentados que juegan con su nieto como si se les acabara el tiempo; la hermana soltera que, con mirada perdida, luce más guapa que nunca su atractivo; los primos venidos desde fuera que actualizan sus antigüedades para que no les falte ni una; el tío que cuenta de nuevo la batallita que nos sabemos de memoria; el tiempo de recordar a los que faltan como si festejáramos un fin de año; la madre que suspira; y el hijo que bebe de este manantial de experiencias que lo vieron crecer hasta hoy.

 

Parece mentira que en tan poco tiempo pasen tantas cosas. Y todo esto, ni más ni menos, ocurrió en verano. ¿Quién da más?

 

Moisés Zamora Bayo

 

 

Pulsa en AQUI para dejar tu comentario.

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.