En mi finca no se reparan mquinas | @utilcampo


En mi finca no se reparan mquinas

20 motivos por los que hacer el mantenimiento de las mquinas agrcolas.

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 03-07-2013

El título suena algo extraterrestre, ¿verdad? ¿A qué se refiere? ¿Cómo se lo monta? Las tan necesarias reparaciones son parte vital de la existencia de las máquinas, y más si nos movemos en el campo. Por un lado, el desgaste de piezas es inevitable, porque forzar y llevarlas al límite es frecuente. Por otra parte, cabe el error humano. Por tanto, no se puede negar la evidencia: todas las máquinas se averían o las averiamos. Pero entre todos podemos mejorar su funcionamiento y disminuir los casos de reparaciones forzadas si llevamos a cabo unas pautas de mantenimiento.

 

El  motivo rey por el que hacerlo es ofrecer la cobertura técnica, es decir, cubrir carencias de su diseño, corregir debilitamiento por desgaste, arreglar desajustes por excesos cometidos, acondicionar, adaptar, o simplemente atender nuestras propias incompetencias.

 

Reivindicamos pues el mantenimiento como modus operandi en nuestra relación con las máquinas agrícolas.

Y lo hacemos por estos 20 motivos:

  1. Para evitar la inversión a destiempo en maquinaria nueva.

  2. Para cubrir imprevistos que desajusten la cadena de trabajos dependientes unos de otros.

  3. Para favorecer el ritmo de trabajo diario: dar continuidad sin interrupciones improductivas.

  4. Por rendimiento en euros: máxima rentabilidad de la jornada laboral continua.

  5. Prevención de averías mecánicas: detección de materiales gastados, en mal uso, fatigados.

  6. Seguridad del operario: la avería puede ocasionar accidentes personales

  7. Ahorro energético: hay retenciones, fricciones que obligan a ejercer mayor potencia de la requerida en condiciones normales.

  8. Sentido ecológico: la fuga de fluidos puede controlarse con un simple vistazo.

  9. Revisar para evitar males mayores.

  10. Evita fatiga de materiales: cambios obligados por las horas de trabajo acumuladas

  11. Obligación de cumplir con las revisiones del fabricante: una falta de mantenimiento puede anular la garantía

  12. Evitar sobrecostes añadidos: el gasto de mantener no es igual al de reparar por la avería

  13. Tener a punto la maquinaria en el momento preciso en el que se requiere: en el caso de explotaciones agrícolas, tareas como recolección o tratamientos al árbol deben aplicarse en el momento justo, sin esperas por reparación.

  14. Estilo laboral de continua mejora: apartemos de nuestro entorno la dejación de funciones.

  15. Motivos tecnológicos: sincronizados alrededor de la máquina hay dispositivos facilitadores de su funcionamiento. El hecho de que falle uno de ellos llevará al traste el resultado final de la tarea.

  16. Estéticos: la presentación hoy día -en un mundo tan “visual” como el que tenemos- es más que una obligación para dar a valer nuestro producto.

  17. Aumentar las tareas en las fechas de baja capacidad: mantenimiento que en meses de apogeo se dejan de lado para centrarnos en lo importante del día.

  18. Sentido común: si hasta un cuadro colgado en la pared necesita que le quiten el polvo, cómo no mantener maquinaria que desarrolla al día cientos de caballos de potencia.

  19. Para cumplir con la futura Inspección Técnica Agrícola.

  20. Porque lo dice el jefe.

 

Buena parte de la responsabilidad es nuestra, así lo explica genéricamente el autor Gabriel Ginebra en su libro El Japonés que estrelló el tren para ganar tiempo: “Todos somos incompetentes. Partimos de esta premisa. Es nuestra forma de decir que todos podemos mejorar, aunque no podamos mejorarlo todo. Ni podamos mejorar de golpe”.

 

Salvar la reparación de la máquina está en nosotros. Sea cual quiera que sea el motivo, haz tuyo alguno de los expuestos y sigue las pautas establecidas por ti, o por la empresa, por la ley, o símplemente por el sentido común. Parte de tu trabajo es seguir un continuo mantenimiento. Sé un poco extraterrestre y di eso de “en mi finca no se reparan averías, yo sólo hago el mantenimiento de la maquinaria".

 

¿Mantienes o reparas?

  

Moisés Zamora Bayo

 

 

Post relacionados:

  Antes fue martillo de trituradora, ¿y ahora?                       Cómo hacer la revisión de extintores

                                                             

 

 

Pulsa en AQUI para dejar tu comentario.

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.