Nos lanzamos hacia el cambio tecnolgico? | @utilcampo


Nos lanzamos hacia el cambio tecnolgico?

Es una apuesta "social" la que emprendemos

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 23-11-2012

Entre los sistemas que las empresas utilizan para comercializar sus productos y servicios, entre las formas de llegar al cliente, focalizamos la atención sobre el desarrollo de la red, Internet. Este medio ha traído consigo una de las mayores revoluciones del comercio que el hombre pudiera haber imaginado nunca. De hecho estamos en la transición de lo presencial a lo virtual. Si antes solo comprábamos aquello que podíamos ver, tocar y comprobar, la tecnología y los nuevos hábitos nos marcan otros caminos, otras formas bastante más alejadas de lo que siempre fue el hecho de compra. A cambio, el cliente quiere accesibilidad rápida, fácil, segura, garantías, tiempos de respuestas razonables, fomentar lealtades.

Esta nueva interacción cliente-empresa puede localizarse sobre la Web 2.0 o web social: entorno con aplicaciones donde el usuario se convierte en una parte importante en el modelo de negocio, y la web en una herramienta imprescindible en torno a la cuál se desarrolla gran parte de la vida diaria. Precisamente por ello esta participación activa de la sociedad en el crecimiento de Internet genera a la empresa la necesidad de disponer de aplicaciones más fáciles de usar, más rápidas, más atractivas e interoperables, lo que provoca el surgimiento rápido de tecnología y mecanismos que hacen crecer la web hasta límites impensables hace años. También se caracterizan porque un número pequeño de nodos –o personas en este caso- presenta una cantidad desproporcionadamente alta de conexiones. Son estas propiedades de las redes sociales las que explotan las herramientas de internet llamadas redes como Facebook, Linkedin o Twitter, y es ésta la razón por la que son tan eficientes en contactar personas que se conocen pero que han perdido el contacto entre sí. “La lección más importante es que las personas estamos mucho más conectadas de lo que podríamos pensar y que el uso de redes sociales es una herramienta potente para lanzar campañas, generar opinión y desencadenar cambios. (Carlos M. Duarte. Profesor de Investigación, CSIC, en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados)

Efectivamente, “las nuevas tecnologías se han convertido en un canal más de venta para muchas empresas. Desde una tienda online hasta una aplicación para iPhone, desde un blog de productos hasta una promoción en Facebook. Lo mejor de estas nuevas tecnologías es que pueden medir su rendimiento, la rentabilidad que tanto perseguimos y que nunca nos podrán dar los folletos impresos, por ejemplo. Si las grandes empresas pueden hacerlo, ¿por qué no las pequeñas?”(Manuel Guedes, Head of Online Communication at onthespot.com y profesor en el Master en Social Media Marketing). Parece que no hay excusas para aparcar el tema. El gran reto, pues, resulta una puesta al día en nuevas tecnologías. Las posibilidades son todas si se goza de tiempo para desarrollarlas. Pero chocamos con un déficit formativo evidente por el cuál aflora la inseguridad –incredulidad en ocasiones- alrededor de la cultura 2.0

Para los no iniciados en esta materia, los primeros son pasos en la oscuridad, lentos, inciertos, cautelosos, y pendientes de no descuidar el “otro” día a día más tradicional (hablamos en casos de PYME). La apuesta real por seguir este “camino” no es un desembarco de estrategias. En estos tiempos no acompañan medios económicos. A pesar de esto la intuición empresarial insiste en pensar que el futuro ha llegado y que existe la necesidad de reenfocar la formación continua hacia su siguiente nivel: el desarrollo profesional, en este caso, tecnológico. “La cuestión clave no es si desplegar la tecnología de Internet –las empresas no tienen elección si quieren continuar siendo competitivas- sino cuánta tecnología desplegar. Michael Porter.

No es que estén de moda las nuevas tecnologías, sino que ahora toca beneficiarse de ellas por pura subsistencia empresarial, para lo cuál el cambio pasa por el conocimiento práctico sobre las oportunidades que ofrece el Social Media Marketing, y los objetivos que persigue y que trascienden a la actividad laboral tradicional de la empresa: se trata de inculcar cultura 2.0, mejorar la comunicación y la generación de conocimiento colectivo entre miembros de una misma organización, interrelacionar con otras entidades para generar conocimiento, adoptar nuevos hábitos y tendencias del mercado, mejorar la estrategia de comunicación, promoción y marketing, conocer claves y manejo de las herramientas 2.0 a nuestro alcance, orientarse hacia al nuevo consumidor, gestionar el cambio de una empresa offline al 2.0.

La elección sobre el tema tecnológico –que no parece tal, sino más bien una estrategia de obligado cumplimiento- es si seguir como siempre montados en lo tradicional, o engancharse a un carro de clara oportunidad. Elegir entre lo ya conocido, o avanzar hacia un horizonte en el que antes contemplábamos la puesta de sol de una actividad venida a menos, y sobre el que ahora cabalgamos para diseñar activamente el amanecer de un nuevo día empresarial.

Moisés Zamora

Pulsa en AQUI para dejar tu comentario.

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.