Damos la bienvenida a agricultores chinos | @utilcampo


Damos la bienvenida a agricultores chinos

Los nmeros relacionados con China son siempre desorbitados. Si nuestro mundo occidental maneja cifras palpables, cuando se trata del gigante oriental se multiplican o elevan las cantidades a exponentes exagerados. Dicho sea de paso, tratndose de euros siempre sern bien recibidos.

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 02-11-2015

A finales de octubre de 2015 recibimos a un grupo de trabajo provenientes de China. Apadrinados en España por el fabricante de atomizadores Pulverizadores Fede, de Valencia, nos llegó esta empresa china con la que Utilcampo promovió el encuentro organizado de la mano de ADESVA y Planasa. Tuvo lugar en los campos de fresas de Huelva. Visitamos las plantaciones de los propios anfitriones, más la ejemplar explotación de Frutas Esther de Cartaya. La dinámica de la visita surgió prácticamente sin planificar, porque entre los visitantes había agricultores chinos ansiosos por conocer nuestras técnicas de cultivo. Muy condensado, con el inglés como herramienta de comunicación, la conexión surgió espontánea, directa, recurrente, amistosa.

 

Cabe resaltar que entre los asistentes locales nadie percibió la amenaza de sentirse copiado  (bien conocida es la capacidad china de calcar modelos occidentales). Nosotros entendemos un riesgo menor el hecho de mostrar nuestras técnicas, y en cambio vemos la oportunidad de recibir la inversión de empresas exteriores que pretenden importar nuestra experiencia (know haw), y establecer en la gestión un valor de futuro comercial fácilmente cuantificable.

 

Con cifras en la mano explicamos por qué no lo vemos como una amenaza:

 

La producción de fresas de china no abastece –ni por asomo– el mercado de su país. Comparemos: en Europa, contando con Polonia, tenemos unas 75.000 hectáreas de fresa para 742 millones de europeos; en China rondan 84.000 hectáreas para el doble de población sólo en su país (1.357 millones de chinos). Aún doblando su producción no tendrían fruta para su propio mercado. Existe un riesgo bajo de que exporten y nos hagan competencia.

 

Pero quizás lo más determinante para explicar nuestro desenfado ante este encuentro sea la distancia que nos separa: en caso de recibir una importación directa de fresas desde China habría que sortear un viaje de veinte días en camión imposible de soportar por la fruta, o bien, 11 horas de avión hasta Berlín que encarecería el producto fuera de toda competencia comercial.


Por tanto acogemos la visita de la empresa china como una posibilidad de, en principio, exportar conocimiento, y quien sabe si más adelante proyectos de explotación, plantas, o bienes de equipo. ¿Lo véis igual que nosotros? Por nuestra parte una vez realizado el encuentro entre países, y agradecidos, sólo nos queda saludar la iniciativa con un “bienvenidos”!

 

 

Moisés Zamora Bayo

 

 

 

Post relacionado con el mismo tema:

 

Ponte al día en exportación e importación

 

 

 

 

 
Autor: UTILCAMPO
Publicado hace: 693 día/s
Respuesta a: @Vanesa, ADESVA
Vamos de la mano, Vanesa. Gracias ;)
0
0
 
Autor: Vanesa, ADESVA
Publicado hace: 693 día/s
Agracemos a la empresa UTIL CAMPO SL. su continua apuesta por la innovacin y la confianza depositada en el equipo de personas que conforma ADESVA, Centro Tecnolgico de la Aroindustria. Gracias
0
0

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.