Con la msica a otra parte... | @utilcampo


Con la msica a otra parte...

O mucho cambia el panorama, o pronto estaremos buscando personas bajo las piedras para trabajar en el campo. La creacin de empleo en Espaa amenaza a la empresa agrcola con falta de mano de obra, debido esto al trasvase laboral previsible que se dar desde el sector primario al resto de sectores de produccin. El trabajador/a se va con la msica a otra parte, y algo habr que hacer a favor de la explotacin agrcola.

Ultilcampo
Compartir
Publicado el 21-07-2015

En verano estiramos los horarios empezando cuanto antes la jornada laboral, todo lo temprano que nos deja la luz, incluso con nocturnidad y alevosía. Dependemos tanto del sol y la climatología, que condiciona el inicio y el final de la jornada laboral.

 

Desde primerísima hora salen las “mareas” de jornaleros al tajo dispuestos a defender su propia dignidad personal ofreciendo sus manos a la labor agrícola. Pero todo apunta a una reducción drástica de esta circunstancia porque la continuidad laboral precisa de algo imprescindible: la mano de obra, gente dispuesta a trabajar las horas, los días, los festivos y las noches que exige el campo. Y esto no está asegurado.

 

En esta España de millones de parados se puede dar la paradoja de conocer índices de desempleos altísimos, y no tener operarios a los que contratar en el campo. Poniendo las luces largas vemos un panorama ante el que convendría diseñar un plan general de empleo agrícola. Sospechamos que en los meses venideros habrá un traspaso de trabajadores hacia el régimen general. El campo necesitará una mano de obra que resultará difícil de encontrar.



Sobre este argumento germinan en nuestra cabeza varias reflexiones a tener en cuenta:

  1. La gran masa de operarios agrícolas provenientes otrora de las listas de paro llegaron al campo porque era lo que tenían.

  2. En cuanto exista alternativa, estas personas sustituirán su bolsa de recolección, la siembra y la poda, por el palustre, el destornillador, la pantalla de ordenador, el montaje industrial, el diseño, o la enseñanza para la que se formaron.

  3. Esto es motivo de alegría porque crecerá el empleo en otros sectores y aumentará el valor añadido que supone socialmente producir transformando, aunque peligroso para la explotación agrícola porque la dejará, si no desolada, al menos, maltrecha.

  4. Se explica así una tendencia plausible y natural de mejorar las condiciones laborales personales

  5. Pero la explotación agrícola recaerá entonces en un problema ya antes conocido: la falta de mano de obra

  6. En el mejor de los casos las empresas de trabajo temporal harán su agosto encareciendo sus servicios

  7. Los costes de producción “agros” subirán

  8. La fruta aumentará de precio exponencialmente como suele hacerlo en el paso  desde el campo a la mesa

  9. En el peor de los casos habrá fruta que se quede en el árbol, disminuyendo la oferta y subiendo aún más lo precios.

     


Aprende cómo es ser trabajador de campo

 

 

Son observaciones no escritas en sitio alguno, pero de sentido común que marcarán el devenir de la empresa agro-alimentaria, para lo cuál se nos ocurre que alguien del piso de arriba debería estar pensando en tomar medidas administrativas:

 

  1. Se precisa una previsión de peonadas para evaluar la situación

  2. ¿Qué tal si se provisionan jornales?

  3. Habría que planificar la contratación en origen que tan bien ha funcionado en Huelva

  4. Diseñar un plan para formar y especializar la mano de obra agrícola local

  5. Mejorar las condiciones laborales del operario de campo

  6. Negociar un compromiso empresarial que mantenga plantillas flexibles flotantes y que trabajen unos mínimos fijos al año, rotando si es necesario entre varias fincas.

  7. Ayudar directamente a la empresa que favorezca la contratación

  8. Mecanización/industrialización de los procesos agrícolas

  9. Todo ello cumpliendo con criterios modernos que impliquen protección personal y ambiental del medio, es decir, favorecer una agricultura basada en valores.

 

¿Qué ocurrirá si, como parece, no hay nadie pensando en atajar esta circunstancia? Está en peligro la competitividad de un sector que maneja el 8% del PIB español. ¿Que exageramos? Tengamos en cuenta que por mucho menos “rescataron” en 2012 a nuestras entidades bancarias, y con ellas, a todos nosotros. Cantemos eso de “no te vayas todavía, no te vayas por favor…” porque, a menos que lo evitemos, el trabajador se irá con la música a otra parte.

 

Moisés Zamora Bayo

 

 

 

 

Post relacionados: 

  

 ¿No dirás que tu futuro es incierto, tractorista?

 

 

 

Pulsa en AQUI para dejar tu comentario.

 
Polg. Industrial "La estación", Nave 3 - 21.450 - Cartaya (HUELVA)            Telf: 959 39 25 35 - Fax: 959 39 24 24 - Email: utilcampo@utilcampo.com
Política de Privacidad  |  Uso de Cookies  |  Aviso Legal
RSS
Facebook
Twitter
En la empresa Utilcampo S.L. se venden artículos de ferretería industrial, maquinaria y herramienta de uso agrícola. Localizada en Huelva (Andalucía-España), en el pueblo de Cartaya, linda con Gibraleón, Lepe, San Bartolomé de la Torre, Aljaraque, sobre la franja entre la Costa de la Luz y el andévalo onubense. Utilcampo presta servicio a las explotaciones de frutales como las de fresas, naranjas, mandarinas, melocotón, nectarinas, arándanos, frambuesas, olivos, vid, plantadas al aire libre o bajo invernaderos.